13 de Diciembre de 2018


LOCALES
5 de Octubre de 2018
VIVIANA GARCIA: “NOSOTROS PEDIMOS PERPETUA”
La hermana de la mujer asesinada hace casi tres años en una verdulería de Ramallo contó que se recabaron las pruebas suficientes como para que Ramón Ovejero y Mariel Zamora, los dos imputados por el asesinato de Silvia García, reciban esa condena. El 12 de noviembre comenzará el juicio por jurados.
  El 20 de noviembre se van a cumplir 3 años del asesinato de Silvia García, la mujer de 40 años que apareció degollada en la cámara de una verdulería de Ramallo. El proceso de investigación llegó a su fin y el próximo 12 de noviembre comenzará el juicio por homicidio agravado contra Ramón Ovejero y Mariel Zamora, el matrimonio que era dueño del comercio donde trabajaba Silvia.

  Este viernes, su hermana Viviana habló en RADIO META. “Nosotros pedimos perpetua, el hecho así lo amerita, nosotros vamos por eso y creemos que esta todo para que así sea. Es una causa donde se recabaron todas las pruebas, fue una investigación profunda que hace que esa sea la condena para los dos”, indicó.

  La instancia judicial tendrá la particularidad de ser un juicio por jurados, integrado por doce personas que deberán resolver si los imputados son culpables o no; el monto de la condena lo pondrá el juez. El proceso de investigación llevó casi tres años: “La magnitud de lo sucedido necesito de este tiempo y además ellos tienen el derecho de apelar, todo hace que la causa se demore, de hecho hubo un montón de delaciones por parte de ellos para que el juicio no se lleve a cabo, pero finalmente se logró”, aseguró Viviana. Y respecto a las expectativas de que el juez acceda al pedido de la familia, agregó: “Las pruebas son muy contundentes, está todo investigado, muy minuciosamente, para que así sea, fue un hecho aberrante, horroroso, morboso, incluso después el comportamiento fue una cosa que no pensaba jamás. Nosotros pedimos que la condena sea para los dos iguales, no pudo hacerlo una persona sola, fueron coautores necesarios en el hecho”.

  Esa condena es la única que les devolvería un poco de paz. “Es el único fallo que nos dejaría un poco tranquilos, justicia nunca va a haber porque a mí nunca me van a devolver a mi hermana, a sus hijas nunca le van a devolver a la madre, a mi mamá nunca le van a devolver a su hija y a ella misma nadie le puede devolver la vida que tenía como derecho propia y que nadie tenía porque quitársela”.