20 de Octubre de 2018


NACIONALES
1 de Junio de 2018
UNA VIDAL AUTENTICA
COLUMNA DE FERNANDO LATRILLE.- En un evento organizado por el Rotary Club, la gobernadora lanzó una frase que generó una fuerte polémica sobre las universidades públicas creadas durante el kirchnerismo, especialmente en el Conurbano.
“¿Es de equidad que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?”, fue la frase de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal en el discurso brindado el miércoles 30 de mayo en el almuerzo organizado por el Rotary Club en el Hotel Sheraton. La Gobernadora que intenta recuperar la caída en imagen que está teniendo Cambiemos no hizo más que mostrarse auténtica y admitir que las universidades son para los sectores medios y altos y para el resto lo que existen son los oficios.
Las expresiones de Vidal están a la altura de la llamada “Revolución Libertadora”, cuando dirigentes de la CGT esperaban en aquel 25 de septiembre de 1955 la audiencia con Lonardi, según narró el sindicalista Miguel Gazzera cuando los gremialistas estaban en la antesala del despacho del presidente pasó un marino que se detuvo y preguntó quiénes eran y qué esperaban. Respondidas sus preguntas sentenció: “Sepan ustedes que la revolución libertadora se hizo para que en este país el hijo del barrendero, muera barrendero”, era el contralmirante Arturo Rial el autor de esa frase
El gobierno que llegó por los votos y no por las botas, como bien señaló en varias oportunidades Horacio Verbitsky está quedando al desnudo, se muestra como verdaderamente es. Al hada buena cada vez le cuesta más mostrarse como hada buena. No puede esconder su esencia. Ya lo hizo en el encuentro con la diputada Elisa Carrió el martes 15 de mayo por la noche en el instituto Hannah Arendt dejando en evidencia que Cambiemos es venderla cambiada. Es decir, presentar lo malo de sus políticas como virtud. Como el eliminar impuestos de las boletas de luz que desfinancian al Estado provincial. Vidal destacó esa actitud como esfuerzo: “El esfuerzo tiene que ser de todos, ¿ustedes creen que a la provincia no le dolió eliminar esos impuestos? Son tres mil millones menos de obras, de asfalto, de rutas, de obras hidráulicas. De guardias”, enumeró. “No fue fácil la decisión”, expresó con los ojos bien abiertos para luego señalar que “entendimos que en este momento lo mejor era acompañar y aliviar la factura de la gente”, dijo militando el ajuste.
Pero también, apuntó a los intendentes en ese juego de diálogo con Carrió que “ahora tienen que acompañar todos, y no acompañar por cosas que no corresponden. Dentro de la tarifa de la provincia de Buenos Aires en algunos municipios está la tasa de seguridad, el centro universitario”, describió y haciendo montoncito con los dedos de su mano lanzó: “¿qué tiene que ver eso con la luz, con el gas? Entonces pongamos toda la verdad sobre la mesa como dijo el Presidente y hagamos pagar a la gente lo que tiene que pagar no lo que no tiene que pagar”. Para Vidal “sin soberanía energética no hay soberanía de verdad”, aunque la soberanía solamente se vea en las cuantiosas ganancias que han registrado las prestadoras de energía gracias a su política que incluso es la de evaluar que está mal que se financie con impuestos centros universitarios, dejando en claro el país para pocos que están construyendo desde que asumieron.
Todo proyecto educativo obedece a un proyecto de país. Se puede tener un proyecto de país que excluye como lo hace Cambiemos o se puede tener un proyecto de país que incluye como lo hizo el kirchnerismo. Y lo que pretende Vidal siguiendo con la política de ajuste de Cambiemos que se verá agravada con la vuelta al FMI es que todo aquello que significó distribución sea una regresión con Cambiemos. “En 2001, en los 24 partidos del gran Buenos Aires, el 6,3% de la población tenía estudios universitarios. En 2010 el guarismo alcanzó el 11,9%. El incremento fue de casi un 90% en menos de una década”, según lo reflejó el Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (CEPECS) en su estudio llamado “El proceso de inclusión social en la educación en la Argentina del Bicentenario”, publicado en 2015. Claro que eso se entendía en un proyecto de país que llevaba adelante una política de inclusión social que no se permitía una división tajante en el acceso a la educación y la cultura por la injusticia social que supone el negar la igualdad de oportunidades a toda persona que tiene el derecho a mejorar su educación. Sean pobres o vivan en zonas marginales y no puedan físicamente llegar a la Universidad la Universidad debe ir a ellos, y eso es lo que se hizo. De eso reniega María Eugenia Vidal que se propone- de seguir siendo electa en la provincia- un Estado provincial que no satisfaga las necesidades de todos los bonaerenses, solamente la de algunos pocos, la de aquellas clases sociales que ella cree que pueden estar en condiciones para su acceso.