12 de Diciembre de 2018


NACIONALES
3 de Marzo de 2018
VERAS QUE TODO ES MENTIRA…
Por Fernando Latrille – El periodista analizó el discurso del presidente Mauricio Macri en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación.
  Hace tiempo que los votantes de Cambiemos mantienen un silencio político por la vergüenza que les genera hablar de política cuando evidencian que el voto depositado a ese cambio de quienes venían a unir a los argentinos; a combatir la pobreza y combatir al narcotráfico, se han caracterizado por hacer todo lo contrario. Así y todo, esas promesas incumplidas tuvieron el acompañamiento de una gran parte de la sociedad en las elecciones de medio término pasada pero que no fue un cheque en blanco como creyó Cambiemos que avanzó esquilmando jubilaciones y pensiones obteniendo un gran rechazo social que terminó con ese cacerolazo espontáneo mientras en el Congreso se aprobaba el saqueo.
  Ahora el hit del verano que se escucha en canchas, subtes, recitales y demás espacios se replica una y otra vez por las redes sociales que el gobierno quisiera controlar como los medios que lo blindan, naciendo un rechazo total al padecimiento de sus políticas de tarifazos que no cesan; despidos que no se detienen; inflación galopante que esmerila salarios de los trabajadores, los que aún lo conservan y se aferran resistiendo el aumento paupérrimo que desde Cambiemos ofrecen.
  Pero Macri parece no advertir ese país real y el 1 de marzo en su apertura de sesiones en el Congreso dio muestra de ello al afirmar que la inflación está bajando cuando no es así. El aumento de precios al consumidor en enero fue de 1,8 por ciento según el Indec, mientras que las proyecciones de febrero lo ubica en un piso del 2,5 por ciento. Por lo tanto no existió ninguna baja y si una suba que continuará, aunque Macri no se puso colorado al decir lo contrario.
También refirió que las cuentas fiscales se han ordenado cuando el balance fiscal oficial 2017 mostró un déficit fiscal equivalente al 3,9 por ciento del Producto Bruto Interno. Pero por si eso no fuera suficiente, se atrevió a decir que los salarios le ganaron a la inflación cuando cualquier indicador dice lo contrario.  Pero ahí no quedó todo, su impudor tuvo otra escalada en su discurso cuando refirió que la desocupación está bajando, que aumentaron los trabajadores registrados en 270 mil. Toda una falsedad que queda al desnudo cuando se verifica que la tasa de desocupación había terminado el 2015 en 6,5 por ciento  ascendió en 2016 a 8,5 por ciento y en 2017 fue de 8,7 por ciento.
  El presidente Macri habló de un crecimiento invisible, tan invisible como la irrealidad que quiso vender como real. Y antes de hacer uso de la palabra ya se sabía cuál iba a ser su discurso. Si ni bien puso un pie en el Congreso saludó a la nada, posverdad de intentar vender que se dirigía a quienes no estaban, era lógico que su discurso se caracterizara en parir mentiras y sin dudas en su elocución nos brindó otro ejemplo alarmante de fecundidad. Como también expresó en su forma atrasada de ser y mirar el mundo, se negó al aborto porque según dijo está a favor de la vida, por lo tanto es muy difícil que aborte su insistencia en parir mentiras hasta el 2019.